Sustentando nuestra comunidad

Nangpel

 

La vida en una comunidad monástica budista es, en todos los sentidos, un surgimiento dependiente que nos conecta de manera íntima con los demás. Tan solo al dedicar plenamente nuestras vidas a seguir un camino monástico budista, nuestra vida depende enteramente de la bondad de muchos otros. En especial, dependemos de todos aquellos cuya generosidad mantiene nuestros cuerpos y actividades, sin los cuales nuestra vida espiritual sería imposible. Es de este modo que nuestros benefactores participan en nuestras vidas en cada momento, aun cuando no estén físicamente cerca de nosotras.

 

La vida en nuestra comunidad es simple, en términos materiales, y el presupuesto de manutención anual para nuestra vida juntas es de 10,000 dólares; con otros 6,000 dólares para apoyar nuestro programa de estudios.

  

Para enviar donativos a nuestra Comunidad, puedes realizar un depósito o transferencia a nuestra cuenta en México o Suiza. Los datos de las cuentas son los siguientes:

 

En México 

Blanca Alicia Garduño
Cuenta Banamex 97863
Sucursal 4370
CLABE interbancaria: 002180437000978636

En Suiza

Rahel Gertsch
Raiffeisenbank Sulgen:
Número de cuenta: 25912.12
Número de IBAN: CH47 8141 1000 0025 9121 2  

 

También recibimos donaciones a través de tarjeta de crédito y débito vía PayPal. Puedes utilizar el enlace que aparece en el menú de la columna izquierda.

 

Por favor, al enviar tu donativo indícanos acerca de cualquier dedicación específica que te gustaría que hiciésemos. No dudes en contactarnos para consultar otras formas de hacernos llegar tus donativos.

En términos budistas monásticos, la renuncia conlleva a abandonar la búsqueda de bienestar material, así como a la satisfacción respecto a las condiciones materiales que nos son ofrecidas. Nosotras cultivamos la gratitud hacia aquellas personas nos apoyan, y es esta gratitud la que da origen a una profunda sensación de responsabilidad respecto a vivir de manera pura, y a dedicarnos sinceramente y de corazón al camino espiritual que nuestros benefactores hacen posible. Nuestros patrocinadores son, por lo tanto, directamente responsables de la intensidad y pureza de nuestra práctica espiritual, así como de nuestras condiciones materiales, por esto que nuestra gratitud se ahonda aún más. Te agradecemos por tu apoyo, por tu interés y por tus oraciones. Es gracias a ti que nuestras vidas aquí son posibles.

 

Todos los seres, hasta donde alcanza el espacio
deben ser felices, estar libres del sufrimiento
y alcanzar rápidamente el insuperable, perfecto y completo despertar.

 

Con este propósito, hasta que alcance la budeidad, emplearé
mi cuerpo, palabra y mente con virtud.
Hasta la muerte emplearé
mi cuerpo, palabra y mente con virtud.
Desde hoy hasta la misma hora de mañana, emplearé
mi cuerpo, palabra y mente con virtud”.

-De nuestras oraciones diarias